Es normal creer que engordamos sólo comiendo mucho, pero la cuestión es que, cuando el tema es el peso, es bueno contar con la ayuda de la matemática, pero ¿de qué sirve ésto para bajar de peso? en este post te daré a conocer 3 errores que impiden que pierdas peso.

Bajar de peso
No cometas estos errores a la hora de buscar bajar de peso.

Por ello, puede ser una buena idea buscar un nutricionista que te ayudará a calcular la cantidad de calorías que tu cuerpo gasta en reposo. Digamos que este número sea de 1.500. En este sentido, significa que cualquier cosa que consumas además de estas 1.500 calorías va a ser una acumulación, por eso la importancia de una alimentación equilibrada, con base en la más simple de las matemáticas.

Lo que puedes hacer para mejorar tu funcionamiento metabólico, por ejemplo, es practicar actividades físicas. Así, gastando más de esas 1,500 calorías estarás bajando de peso (aunque siempre hay que hacerlo de la forma más saludable posible).

Quizás te interese:

Listado de hidratos de carbono saludables para tu organismo.

Consejos para quemar más grasa y calorías al ejercitarnos.

Tres consejos para quemar grasa abdominal.

Errores que impiden que pierdas peso

1 – Picar ¿Por qué no es bueno para bajar de peso?

a hungry girl opens the fridge

Cocinar puede ser una buena manera de controlar las calorías que ingieres. Algunas dietas sugieren que hasta el aceite utilizado en la preparación de los alimentos debe entrar en el conteo de puntos/calorías.

A la hora de hacer tu propia comida, podrás controlar mejor las dosis de sal, los condimentos, el lavado de los alimentos y, obvio, la calidad de estos también. El problema es que algunas personas terminan comiendo mientras cocinan, preparándose bocadillos, tomando vino o picando por aquí y por allá. He aquí una forma sencilla de engordar sin darse cuenta.

Sólo para que tengas idea, algunos frutos secos, bocados de queso y una copa de vino ya son capaces de añadir entre 300 y 500 calorías a tu dieta diaria. Para aquellos que buscan perder peso, esto es una gran trampa.

Recomendación:
Si te encuentras con mucha hambre a la hora de preparar tu comida, intenta hacer bocadillos más naturales, como rodajas de pepino con zanahoria y limón. Si quieres comer frutos secos, por ejemplo, disminuir la cantidad de aceite y el aceite de oliva a la hora de preparar la comida.

2 – Los carbohidratos

Es común que las personas que quieren bajar de peso acaben cambiando el pan y el arroz blanco por las versiones integrales y que, además de todo, consuman linaza, quinoa y otras fuentes de una alimentación saludable. No hay nada de malo en ello, excepto por el pequeño gran error que nos hace pensar que, si el alimento es saludable, puede ser ingerido en cualquier cantidad.

El pan integral, así como el blanco, también tiene calorías. Y es un carbohidrato. La diferencia entre los carbohidratos simples (pan blanco, arroz blanco, etc.) y los complejos, es el tiempo de digestión y de conversión en azúcar.

El pan blanco va a hacer que sientas hambre de nuevo más rápidamente, además de poder provocar el deseo por “un alimento dulce”. El pan integral va a ayudar a tu intestino a funcionar mejor y, por ser un carbohidrato complejo, va a ser digerido más lentamente. Pero eso no significa que el pan integral se puede comer en grandes cantidades. De nuevo, es una cuestión matemática.

Para una persona que no hace muchas actividades físicas y pasa mucho tiempo sentada en una sala de clase o en una oficina, lo ideal es que, en el almuerzo, coma el equivalente a medio vaso de carbohidratos complejos. Además, el plato debe estar compuesto por proteínas magras y porciones más grandes de verduras. Nuestro consejo, haz de las verduras y los vegetales la “atracción principal” de tu plato; lo que, sin dudas, te ayudará a perder peso.

3 – El queso

Si te es difícil bajar de peso, elimina el queso de tu alimentación por, al menos, 1 mes, como una especie de prueba, tal vez sea lo que necesitabas hacer para darte cuenta de que hasta ese alimento aparentemente inocente puede ser el gran villano de tu dieta.

Poner el queso a cualquier pan, en la sopa, en pasta, en la galleta salada, en la ensalada, en la parte superior del arroz y en prácticamente cualquier plato puede ser el gran problema de tu dieta. Por cada 30 gramos de queso tradicional, seis gramos son de grasa total y sólo cuatro de proteína.

Si no te imaginas una vida sin el queso, por lo menos disminuye el uso de este delicioso ingrediente. Cambiar el queso amarillo por algún tipo de queso blanco también es una excelente opción para disminuir la cantidad de caloría que ingerimos con este alimento.

Referencias

Comidas malas para perder peso: https://www.webmd.com/diet/ss/slideshow-bad-foods

Carbohidratos: https://www.livestrong.com/article/32587-fat-burning

Dejar una respuesta

Ingrese su comentario por favor
Por favor ingrese su nombre aquí